17 diciembre 2006

Un ejemplo de la ofensiva laicista radical

Los padres exigen el cese de la directora que tiró un Belén en Mijas. Ha tenido la desfachatez de despreciar el trabajo de los niños, afirman
«Extremista», «dictatorial», «radical», «absurda», «fundamentalista» y «disparatada». Las asociaciones de padres de alumnos no han escatimado en palabras a la hora de calificar la decisión de la directora del Instituto Las Lagunas de Mijas (Málaga) de tirar a la basura un Belén que habían hecho unos alumnos durante la clase de Religión. La medida ha sentado especialmente mal entre los padres, quienes anunciaron ayer que reclamarán, mañana, el cese de Mercedes García del Álamo como directora del centro. Las razones las tienen claras: «Por irrespetuosa, por inculta, por intolerante, por fundamentalista atea y por no tener las actitudes y conocimientos que se requieren para el puesto de director de un centro de enseñanza», señaló a Efe la Federación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos (Fecapa) de Málaga.

Los padres consideran que el comportamiento de la directora es una falta de respeto no sólo hacia los alumnos, «cuyo trabajo ha sido despreciado», sino hacia los propios profesores, puesto que el Nacimiento que «depositó en la basura es el resultado de un trabajo realizado en la clase de Religión y el profesor tiene autonomía personal para desarrollar su trabajo dentro del currículo de la asignatura». La presidenta de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), Isabel Bazo, va más allá y asegura que «el criterio radical y fundamentalista de una persona no puede destrozar la labor pedagógica de los profesores». En su opinión, los motivos que alegó la propia directora cuando dijo que «en la escuela pública de un país laico no están permitidos los símbolos religiosos» reflejan una «interpretación equivocada de la Constitución». Por todo ello, Isabel Bazo cree que «los padres tienen toda la razón del mundo para pedir el cese de esta directora». De la misma opinión es Luis Carbonel, presidente de la Confederación Católica de Padres de Alumnos (Concapa), quien aseguró que «si [la directora del instituto] tiene decencia, y por respeto a los demás educadores, debería dimitir», ya que «ha tenido la desfachatez y la desvergüenza de tirar a la basura un Belén, una expresión artística y religiosa de unos niños».

La indignación ha llegado también a la Federación Española de Religiosos de España (Fere), cuyo presidente, Manuel de Castro, asegura que «éste es un camino equivocado que siguen algunos laicistas, quienes en vez de partir del respeto y promover la convivencia entre todos, se dedican a eliminar las cosas». El presidente del PP de Andalucía, Javier Arenas, ha pedido a la Junta de Andalucía que abra «inmediatamente un expediente a la directora del centro y pare así esta reciente ola de actitudes que no tienen ningún sentido, ya que llevamos muchos años en democracia respetando las creencias de todos», increible pero cierto en la España de la desvuergüenza de ZP.