14 febrero 2007

La visita fugaz de la Vicepresidenta a Murcia

El portavoz del Gobierno regional, Fernando de la Cierva, ha calificado de colmo de la desfachatez las declaraciones realizadas por la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, en el acto de presentación de la candidata de la Cadena SER al Ayuntamiento de la capital, sobre la cuestión del agua en la Región de Murcia, al tiempo que criticó que eludiera en todo momento pronunciarse sobre el asunto que más preocupa ahora a los murcianos, que no es otro sino la amenaza que supone para la vigencia del Tajo-Segura el Estatuto de Castilla-La Mancha.

Además, De la Cierva lamentó que el secretario general de los socialistas murcianos, Pedro Saura (también conocido en su casa a la hora de comer como Perico el güevo) consintiese, con la sumisión que le caracteriza que la vicepresidenta primera del Ejecutivo central
no hiciera ningún tipo de alusión al futuro de esta infraestructura.

El portavoz del Gobierno atribuye el silencio cómplice de Fernández de la Vega a la existencia de un pacto oculto con el presidente castellano-manchego, José María Barreda, y a la incapacidad y falta de peso político”del PSOE murciano. A este respecto aseguró que la muestra está en que Saura no ha tenido ningún poder de convicción para que la vicepresidenta diga a los murcianos que el trasvase no va a tener fecha de caducidad.

De la Vega, con una impostura digna de mejor causa, guardó un ‘silencio sepulcral’ sobre el futuro del trasvase, y lo que es peor, dijo que en Murcia hay agua, lo que demuestra que no sabe a qué región la han traído, apuntó.

De la Cierva señaló que este tipo de manifestaciones son un insulto a los murcianos, más aún viniendo de un alto cargo del Ejecutivo central que
se sienta en la mesa del Consejo de Ministros, que mes a mes castiga a la Región de Murcia con sucesivos trasvases cero para la agricultura.

El consejero de Presidencia, quien recordó que la agricultura murciana ya ha sufrido seis trasvases cero, pidió a la vicepresidenta que les indique a los regantes dónde está ese agua que asegura que ha traído a la Región, ya que ellos no lo saben.

A juicio del portavoz del Ejecutivo murciano, la vicepresidenta primera del Gobierno central ha venido a demostrar que el programa AGUA no tiene agua. Para De la Cierva, la única pretensión del Ejecutivo de Rodríguez Zapatero es intentar borrar y hacernos olvidar que está en riesgo la principal herramienta de nuestro desarrollo, con la intención de sustituirla por la desalación masiva, condenando con ello a la Región a certificar prácticamente la muerte futura de la agricultura murciana


El portavoz del Ejecutivo murciano se preguntó si De la Vega, al decir que el anterior Gobierno prometió obras faraónicas y no trajo agua, es una forma de echarle la culpa al Partido Popular por la derogación del trasvase del Ebro, cuando fue precisamente el Gobierno socialista quien se esmeró en eliminar de un plumazo un proyecto que hubiera solucionado definitivamente la escasez de agua en la Región. Parece que De la Vega piensa que se trataba de obras de difícil realización, cuando en realidad se estaban ya ejecutando.

El consejero de Presidencia, recordó a De la Vega que la derogación del trasvase del Ebro fue resultado de una decisión política del PSOE, condicionada por las exigencias del tripartito catalán, pero más triste que esto, es aún, si cabe, la postura de la candidata paracaidista popular a la Junta de Castilla-La Mancha debido, en buena medida, al poco orden que sobre politica hidráulica ha impuesto Mariano Rajoy

Para el portavoz murciano, a María Teresa Fernández de la Vega, dentro de su desconocimiento de los principales problemas que afectan a la Región, sólo le faltó decir que había venido a Murcia en AVE. Y ante una mentira de ese calibre Saura hubiese mostrado una amplia sonrisa y aplaudido también como un acólito, en la línea a la que nos tiene acostumbrados, sentenció.