11 septiembre 2007

La Virgen de la Fuensanta, patrona de una ciudad y su huerta

La devoción de los murcianos por su actual patrona la Virgen de la Fuensanta, es muy antigua, brotando a partir de la aparición de la Virgen en el monte conocido como El Hondoyuelo. Cuenta la leyenda que en esta sierra, situada a unos 5 kilómetros de la capital y ya considerada como enclave sagrado por las primeras civilizaciones que habitaron la zona, María había hecho brotar la fuente santa que dió nombre a la advocación. El pequeño manantial aún hoy riega aquel paraje y desde el siglo XV consta la existencia de una ermita en honor a la Virgen coronando el lugar.

La historia de la devoción de toda una ciudad y su huerta a esta advocación puede fecharse en 1694, tras una pertinaz sequía se decide bajar en rogativa por primera vez a la morenica de su santuario, dicen los escritos de la época no sólo que llovío insistentemente sino que hasta nevó.

La patrona de Murcia en aquellos dias era la Virgen de la Arrixaca, venerada desde su venida a la ciudad en época de la Reconquista y albergada en la Iglesia de San Andrés, pero la Fuensantica repitió en más de una ocasión el milagro de la lluvia y pronto fue más popular que la pequeña imagen traida antaño por los cristianos, de esta forma se la nombró patrona de Murcia y su huerta en 1731.

Actualmente la Virgen de la Fuensanta tiene su residencia en el santurario del mismo nombre, desde donde se divisa toda la ciudad y su huerta, bajando a la capital dos veces al año en sus respectivas romerias, la primera en torno a abril, por la Semana Santa y a finales de agosto por motivo de la Feria.

Tal dia como hoy, y finalizadas las fiestas de la ciudad, la Virgen de la Fuensanta retorna a su morada habitual acompañada de miles de fieles y devotos murcianos que se enorgullecen de contar con una de las patronas más guapas y milagrosas de España.

Pincha en este
enlace para saber más de La Fuensantica y su Santuario.