27 agosto 2006

La estatua de Franco (II): La opinión de los expertos

Las críticas a este tipo de decisiones no se han hecho esperar, también han llegado desde la Real Academia de la Historia. Su director, Gonzalo Anes, considera que estas estatuas son testimonio del pasado, como los archivos y los documentos, y debemos conservarlos porque son la memoria que nos queda; todo lo que sea eliminar esa memoria es negativo para el conocimiento y la comprensión del presente.

A juicio de este historiador, el homenaje escultórico a Franco en Nuevos Ministerios o en la AGM debería haberse quedado donde estaba para siempre, porque si ahora se retira esta pieza, habrá colectivos que reclamarán que se retiren otras estatuas de personajes que juzguen de forma negativa.

Comenzará el baile de las estatuas lo mismo que el baile de los archivos, señaló Anes en referencia a la controvertida devolución decidida por el Gobierno de los papeles de la República que expolió el Franquismo a la Generalidad Catalana y que estaban depositados en el Archivo de Salamanca. Yo, como historiador, añadió, soy contrario a esto. El pasado no puede ser manipulado según los caprichos e intereses del presente.

El director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Ramón González de Amezúa, consideró un poco absurda la decisión del Gobierno de retirar las estatuas ecuestres de Franco , porque el dictador "ya es historia" y no tiene mucho sentido" remover el pasado de ese modo.

El académico declaró a El Mundo que si ahora se plantea quitar ese monumento, también puede debatirse si se hace desaparecer la estatua del general Martínez Campos o cualquier otra de un personaje controvertido.